Fiestas Patronales

San Antonio de Padua

  • 13 de Junio

Nuestra Señora de Allende

  • 18 de Septiembre

 

Otras Fiestas

Procesión de las Hogueras

  • 16 de Septiembre

 

Tradición del “Baile del Lazo”

Previamente al baile, se inicia una procesión, encabezada por los danzantes; cada cierto tiempo, suenan las dulzainas castellanas y los jóvenes bailan delante de la Virgen sencillos pasos de jota con giros medios y enteros, haciendo voltear las faldas del traje tradicional.

La danza del lazo se lleva a cabo cerca de la ermita, sobre la carretera que lleva al puente del río Arlanza. Los ocho danzantes se sitúan en torno al palo, colocándose por parejas, aunque situándose en dos círculos concéntricos que giran en sentidos opuestos. Cada danzante ase una tira del palo (los del círculo interior con la mano izquierda y los del exterior con la derecha). Los bailarines rondan el palo al son de la dulzaina mediante el paso básico de jota para desplazarse. A la vez que giran en torno del palo (el círculo interior hacia la izquierda siempre y el exterior hacia la derecha) deben pasar la tira por debajo y por encima alternativamente del danzante con el que se cruzan, de manera que se va tejiendo el lazo.

Una vez concluido, la música se detiene y los danzantes cambian de mano para asir la tela de manera que ahora todos miran hacia el lado contrario. La música empieza y se repite el baile, pero esta vez el lazo se va destejiendo. Si todo se ha realizado correctamente, éste se podrá destejer sin tener que parar la danza, honrando a la patrona de la villa. Sin embargo, si el lazo se ha tejido mal al principio, no se podrá deshacer sin parar la danza (cosa que no suele ocurrir).

El palo siempre está sujeto por una o dos personas, aunque antiguamente, la perfección en la ejecución de la danza permitía que los propios danzantes mantuvieran el palo en equilibrio sin necesidad de que nadie lo sujetase.